TOC | ¿Qué es el Trastorno Obsesivo Compulsivo?

toc trastorno obsesivo compulsivo psicólgoos en vinaròs

¿Alguna vez has vuelto a comprobar que habías cerrado bien el coche o la puerta de casa aunque estuvieras convencido de que si lo habías hecho? ¿Te ha pasado lo mismo asegurándote que habías apagado la vitroceramica o el gas? ¿Te ha venido alguna vez alguna imagen o pensamiento a la mente incomodo se inapropiado?

Tranquilx, que te haya pasado esto es completamente normal, a todos nos ha pasado más de una vez. Tener alguna obsesión y/o compulsión no significa ni mucho menos que tengas un trastorno obsesivo compulsivo (TOC), pero si te puedes hacer una ligera idea de que puede sentir una persona que lo padece.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo forma parte de los trastornos de la ansiedad y se estima que lo padece un 3% de la población. Su principal característica es que se manifiesta en forma de obsesiones y compulsiones (¿lógico no?).

¿Que son las obsesiones y las compulsiones?

Obsesiones

Las obsesiones son pensamientos o imágenes que vienen a la mente de forma involuntaria. Se repiten continuamente y son vividos como absurdos e inapropiados, causando ansiedad y malestar.

Por ejemplo, la persona que tiene la obsesión de comprobar que ha cerrado bien el gas al irse de casa, sabe que ya lo ha cerrado, aun así le vienen pensamientos continuos diciéndole que lo compruebe de nuevo. Harta del malestar que le provocan estos pensamientos “pesados” quiere eliminarlos. Pero ¿Cómo? De ahí aparecen las compulsiones.

Compulsiones

Las compulsiones o rituales son los comportamientos (lavarse las manos, comprobaciones, poner cosas en orden…) o actos mentales (contar o repetir palabras en silencio, rezar…) repetitivos que se realizan para disminuir o eliminar la ansiedad que provocan las obsesiones. Sin embargo, estos comportamientos son excesivos y no realistas.

¿Cómo puede la persona del ejemplo anterior eliminar la ansiedad que le provoca el miedo de dejarse encendido el gas? Efectivamente, volver a comprobarlo las veces que la persona quiera, dependiendo de cómo sea su compulsión. Otra compulsión, por ejemplo, seria comprobar seis veces que el cigarro que te has fumado se ha apagado por el miedo a que se produzca un incendio.

Los 5 Tipos de Obsesiones fundamentales

1. Agresivas y sexuales

Son pensamientos que tienen que ver con el miedo a hacer daño a alguien o a cometer algún tipo de comportamiento sexual inaceptable. Imagina que ves un perro por la calle y te viene la imagen intrusiva de tu dándole una patada. Pues bien, no le darías importancia a esa imagen que te ha venido a la mente y la dejarías pasar, sin más. Incluso podrías tomártelo con humor. La persona que padece este tipo de obsesiones, piensa que solo por haberlo pensado, es capaz de hacerlo. Se horroriza de sus propios pensamientos repetitivos y lleva a cabo comportamientos como nunca quedarse a solas con alguien por miedo de hacerle daño.

2. Simetría y orden

Son pensamientos acerca de ordenar todo de una manera “perfecta”, con una secuencia determinada.

Por ejemplo, a la hora de limpiar la cocina, los pasos exactos y en qué orden se han de hacer para que quede todo perfecto.

Si has visto alguna vez jugar a Rafa Nadal, te habrás fijado como deja sus bebidas y su material de una manera determinada y exacta. Un estudiante con este tipo de obsesiones, no podría empezar a estudiar hasta que dejara su escritorio de una manera determinada, con un orden y una simetría determinada, acorde a su compulsión.

3. Dudas y comprobación

Se trata de pensamientos miedosos de que algo malo ocurra como un robo o un incendio en casa si se tiene un descuido.

Un ejemplo seria, estar 15 minutos cada vez que se sale de casa, comprobando (incluso varias veces) que todo está bien cerrado o apagado.

4. Limpieza y contaminación

Son pensamientos en forma de miedo a contaminarse o a enfermar. El comportamiento más común asociado a esta obsesión, es decir, la compulsión, es el de lavarse (ducharse muchas veces, lavarse las manos cada cierto tiempo y de una manera determinada, etc.)

Otro comportamiento sería el de no tocar ciertos objetos como por ejemplo una cajetilla de tabaco, por miedo a tener cáncer de pulmón.

5. Superstición

Son obsesiones que tienen que ver con la ocurrencia de algo negativo si no se hace un determinado comportamiento.

Por ejemplo, una persona puede rezar cada vez que pasa por un hospital por temor a que le pase algo malo. Un futbolista puede tener el ritual de entrar siempre al campo con el pie derecho porque tiene la falsa creencia que le da seguridad, de que eso le puede ayudar a ganar los partidos.

¿Guardan relación las compulsiones y las obsesiones?

Unas menos que otras.

Por ejemplo, aunque no tenga sentido revisar 7 veces que has cerrado la puerta de tu coche, hacerlo (intentar abrir la puerta) sí que guarda relación con comprobar de nuevo que está cerrado (si estuviera abierto, se abriría).

En cambio, contar hasta 10 cada vez que subes a un coche (compulsión) por un miedo intenso a tener un accidente (obsesión) no tiene ningún sentido. Contar hasta 10 no reducirá la posibilidad de tener un accidente. Taparse los ojos cada vez que se pasa un coche fúnebre para no verlo (compulsión), tampoco tiene ninguna relación con no morirse (obsesión).

Por lo tanto, todas las obsesiones y compulsiones no guardan relación con la realidad ni tienen sentido, pero unas mucho menos que otras.

¿Las personas con TOC saben que sus obsesiones y compulsiones son exageradas?

Efectivamente, son conscientes y reconocen que sus preocupaciones obsesivas son exageradas incluso absurdas, pero aun así, eso no evita el problema. También saben y reconocen que los comportamientos que hacen para eliminar la obsesión pueden llegar a tener aún menos sentido.

¿Por qué siguen llevando a cabo esos comportamientos o compulsiones?

En la respuesta a esta pregunta reside el núcleo del problema y de su mantenimiento. Un rasgo de la persona obsesiva es que le da más importancia a lo que piensa que a la realidad, y más, si ese pensamiento u obsesión le produce ansiedad.

Imagina que tienes un TOC y tienes la obsesión de que si pisas una tapa de alcantarilla, te ira mal el día. La realidad es que eso no tiene ni pies ni cabeza, pero aun así y sabiéndolo, le darías más importancia a tu obsesión, y no chafarías ninguna alcantarilla aunque tuvieras que cruzar varias veces de acera. Ignorarías la realidad y seguirías pensando y actuando de acuerdo a tu obsesión (ya que le otorgarías mucha importancia) y ignorarías ese razonamiento lógico de la situación.

Estos comportamientos son la manera que tienen las personas de “ponerse a salvo” de sus preocupaciones obsesivas y de manejar la ansiedad y el malestar psicológico. Eso sí, se trata de un alivio temporal a corto plazo, ya que la persona se cree que se ha librado de un peligro o que se ha reducido una amenaza, cosa que le calma un poco.

A largo plazo, en cambio, estos comportamientos son los que mantienen el problema, dándole aún más importancia al pensamiento y cogiendo el hábito de continuar haciéndolos, ya que producen ese alivio temporal. Es como un ciclo vicioso.

círculo del toc

La Evitación: una de las claves del Trastorno Obsesivo Compulsivo

En este aspecto el TOC guarda un parecido con las fobias: la evitación. En las fobias se reduce la ansiedad evitando a toda costa la situación u objeto temido (por ejemplo, los espacios abiertos o las cucarachas). En el TOC, los comportamientos o rituales tienen la misión de reducir la ansiedad que producen las obsesiones, evitando la ansiedad aún mayor si no se llegaran a hacer… A corto plazo se maneja la ansiedad en ambas situaciones, pero a largo plazo se mantiene el problema y se intensifica, ya que la persona ha aprendido una manera (aunque sea errónea) de manejar o eliminar su ansiedad.

El realizar ese comportamiento, por lo tanto, refuerza la importancia de ese pensamiento u obsesión. Se mantiene y se aumenta el problema, ya que cada vez le da más importancia y credibilidad a esos pensamientos intrusivos.

Entonces, la persona con TOC entra en una espiral o circulo vicioso de difícil salida, donde cada vez se tiene más miedo a sus pensamientos, sin ser capaz de ver qué pasaría si no llevara a cabo esos comportamientos. De esta manera, estos cada vez son más y más frecuentes.

Como hemos dicho, las personas obsesivas le dan mucha importancia a sus pensamientos intrusos: están todo el día atentos a ellos y los interpretan de manera muy negativa, cosa que les produce aún más ansiedad.

Hemos visto que todos los intentos o comportamientos para eliminar o neutralizar la ansiedad producida por la obsesión por las obsesiones” (valga la redundancia) son una arme de doble filo ya que alivian temporalmente pero cronifican el problema ya que refuerzan la idea de la importancia de las obsesiones.

5 Consejos para librarte de las obsesiones

¿Cómo una persona con TOC puede llegar a controlar esos pensamientos u obsesiones? No es una tarea sencilla pero por lo menos, en la propia pregunta ya podemos encontrar lo que NO hay que hacer: querer controlar los pensamientos. Querer controlar o eliminar los pensamientos es como querer hundir un corcho en el mar: cuanto más lo quieras hundir, con más fuerza saldrá a la superficie. Y así ocurre con los pensamientos, cuanto más quieras eliminarlo, más aparecerá en tu mente. No pienses en un hipopótamo blanco. Apuesto que lo primero que has hecho tras leer la anterior frase es pensar en ese hipopótamo. Entonces, ¿Qué se puede hacer para librarse del pensamiento?

1 | No querer controlarlo ni eliminarlo

Evidentemente, si eres una persona obsesiva, lo más lógico es que quieras librarte de esos pensamientos tan pesados y que te dejen en paz, pero es como hemos explicado con el ejemplo del hipopótamo y del corcho, no querer pensar algo es sinónimo de pensarlo.

2 | Restarle importancia

Los pensamientos son pensamientos, sin más. Con esto quiero decir que tú no eres un pensamiento, eres mucho más. Los pensamientos no son más que eso, no tienen por qué significar nada. Los pensamientos intrusivos e inapropiados son completamente normales y habituales, lo que diferencia a la gente obsesiva a la no obsesiva es la importancia que se otorgan a estos. No le des más credibilidad a tus pensamientos que a la realidad. Que lo pienses no significa que lo vayas hacer, ni muchísimo menos.

3 | Deja de atender tanto a tus pensamientos

Así como la persona con trastorno de pánico, está pendiente a todas horas de sus síntomas corporales, la persona obsesiva está pendiente continuamente de sus pensamientos y obsesiones, dedicando mucho tiempo a pensar en el problema.

4 | Exponte a tus preocupaciones sin realizar la compulsión

Como hemos dicho antes, una cosa que mantiene que se tengan obsesiones, es el hecho de realizar las compulsiones o rituales. Si tu obsesión es que tienes miedo a hacerle daño a alguien, deja de evitar quedarte a solas con esa persona. Solo así descubrieras que no le harás nada. Si tu obsesión es revisar 7 veces la puerta de casa cada vez que te vas de casa, deja de hacerlo. Puedes empezar revisándolo 6 veces, luego 5, y así hasta llegar a una sola comprobación, la habitual. Acuérdate de comprobarlo una vez siempre, no vaya a ser ahora que te la dejes abierta!

5 | Distráete

Quedarse en casa o aislarse recreándose en los pensamientos obsesivos es la mejor manera para que estos cojan más fuerza y vayan a más. No te aísles, sal de casa, relaciónate, práctica deporte.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *